jueves, abril 17, 2008

FOTOCOPIA COMPULSADA

Hace años, mi amiga Elena vive en Alemania. Necesita un seguro para el coche que le valga para ese país, y le encarga a Rosa, su hermana, que se ocupe del papeleo que le hace falta en España. Esta la llama un buen día por el móvil.

-Elena, no sé cómo lo vamos a hacer –en las inflexiones de la voz de Rosa se ve claramente lo que piensa de ambas administraciones -. Me piden una fotocopia compulsada del carnet de identidad.

-Ah, no te preocupes. Tengo una en el cajón de la mesilla de noche.

-¿ME ESTÁS DICIENDO QUE GUARDAS UNA FOTOCOPIA COMPULSADA DE TU DNI EN TU MESILLA DE NOCHE?

-Sí. ¿Qué tiene de raro? –Elena no entiende la incredulidad de Rosa.

-¿Y qué más documentos tienes por ahí? Oye tú, no me iré a encontrar con una partida de nacimiento en la nevera.

-Ja ja ja, cómo te pasas.

Mientras Rosa cuelga el teléfono, se pregunta, una vez más, por qué ha tenido que caer en semejante familia.

1 comentarios:

Ptolomeo dijo...

Esto seguro que es un caso real de alguien :P jajajajaja

Una especie de Bullamía family de la burocracia en vez del difusismo

Creative Commons License
Los textos de este blog obra están bajo una licencia de Creative Commons.