lunes, marzo 24, 2008

BUSCANDO CAUSAS NOBLES

-Buenos días. Ha contactado usted con la Banca Marx. Le atiende Ninotchko. ¿En qué puedo ayudarle?

-Mire, es que tengo un dinero que quiero invertir, y llamaba para que me explicaran qué productos financieros tienen ustedes.

-Ah, pues tenemos unos fondos de inversiones muy interesantes. Por ejemplo, el Depósito Gorki, cuyo objeto son las granjas colectivas. Es un activo muy fiable, el único peligro es que los contrarrevolucionarios saboteen la producción. Sin embargo, con las últimas purgas, puedo asegurarle que esa posibilidad ha desaparecido casi al completo.


-Pero, ¿a cuánto está la rentabilidad?

-Claro, este producto es muy bueno para los camaradas que precisan unos ingresos fijos, aunque no necesariamente elevados. Si usted quiere tener grandes beneficios, le recomiendo la cartera Che Guevara.

-Ah, pues quizá. ¿En qué consiste?

-Es un fondo de capital-riesgo. Se invierte en guerrillas de repúblicas sudamericanas. Si triunfan, los camaradas inversionistas quedan en una inmejorable posición para repartirse los recursos del país. Siempre teniendo en cuenta los intereses del proletariado, claro está.

-Ya, pero yo estaba pensando en invertir en empresas tecnológicas. No sé, telecomunicaciones, energía…

-Ah, pues mire, desde el último plan quinquenal, las bases de misiles están subiendo como la espuma. Hace años le habría recomendado las centrales nucleares, pero, desde el sabotaje capitalista de Chernobil, hay muy pocos valientes que se animen a apostar por el plutonio soviético.


-Ya. Pues mire, esto que me está diciendo me convence muchísimo. Creo que lo mejor será que me pase por una sucursal, y hable con ustedes. ¿Cuál es la más próxima a la calle Kruschev?

-Hay una en la plaza de la Revolución Permanente, pero me temo que al director le suele ir la mano con el vodka, así que mejor vaya a la de la costanilla de Yuri Gagarin.

-Gracias, camarada teleoperador. Es un placer, saber que el dinero de uno va a servir para conseguir un mundo mejor.

-El placer es todo mío. Salud, camarada especulador.

2 comentarios:

Ana arándanos dijo...

Hace dos meses lleve a caja madrid un dinerito para una cuenta ahorra al 4% de interes. Tenias que ver mi cara cuando me dijo la mujer que el 4% de interes era al año, y no al mes como yo pensaba.

Esto de hacerse rico prestando dinero no es tan sencillo como yo creia.

Muy simpatico el cuento, aunque molaria que le metieras alguna descripcion (no se, la cara del tio, el tono de voz del banquero... algo que hiciera que uno visualizara la escena).

Un abrazo :)

Ana arándanos dijo...

joe se ha borrado mi comentario, era una anecdota cojonuda :(

Pues nada, te decia tambien que me ha gustado el cuento pero que molaria que le añadieras alguna descripcion para que fuera mas visual (el tono del banquero, las manos del tio).

Un abrazoo :)

Creative Commons License
Los textos de este blog obra están bajo una licencia de Creative Commons.